Bio

ORQUESTA DE IDA Y VUELTA

La agrupación nació y empezó a caminar a principios de 2007 como un proyecto educativo, con el nombre de “Big Band del Conservatorio Profesional “Ángel Barrios” de Granada. Este fue el texto de su presentación en el Programa Paralelo del XXVIII Festival Internacional de Jazz de Granada, en noviembre de 2007:

La Big Band del Conservatorio Profesional de Música de Granada nace a comienzos de 2007 por iniciativa de su director Fernando Wilhelmi, quien después de años insistiendo en la necesidad de romper barreras en cuanto a los estilos musicales que se estudian en la enseñanza pública, cuenta por fin con el apoyo decidido de la directiva del centro. Integrada casi en su totalidad por estudiantes, la orquesta goza ya de prestigio a pesar de su todavía corta existencia. Su debut en marzo de 2007 ante cinco grupos escolares de diversos colegios e institutos, en colaboración con el conservatorio de Danza, marca un camino en el que la formación de jóvenes músicos, la divulgación de estilos “olvidados” por las grandes empresas discográficas, y el placer artístico en sí mismo, tienen igual importancia. A finales de abril, su segunda actuación en el Día internacional de la Danza, con el espectáculo “Bailando a Lorca”, inundó de colores, de sonidos y de emociones el Palacio de Congresos, y no quedaron muchos asientos vacíos.

Bautizada después como “Orquesta de Ida y Vuelta” toca un repertorio, compuesto o arreglado en su mayoría por el director de la agrupación y basado en las diversas músicas que surgieron de la fusión de las culturas de África y Europa en tierras americanas, incluyendo también nuestras raíces andaluzas. Son cubano, danzón, mambo, samba, bossa nova, bolero, jazz, ritmos de la tradición yoruba afrocubana, tanguillos de Cádiz, etcétera, componen un mosaico musical que da sentido al nombre de la orquesta. Ampliamos el formato tradicional americano, con un grupo de percusionistas que hacen posible la interpretación de diversos estilos con un sonido auténtico: tumbadoras, pailas, bongó, güiro, para la música cubana, rebolo, pandeiro, surdo, cuíca, repique de mão, para la musica de Brasil, Chekeré y tambores Batá y para la música de tradición africana.

Durante estos años, cientos de estudiantes del conservatorio y de otras escuelas y bandas, cuyos estudios habitualmente se limitan a la tradición académica europea, han podido abrir sus horizontes y su fuente de inspiración a otras culturas, gracias a la experiencia compartida con músicos profesionales versados en otros estilos, que colaboran desinteresadamente en este gran proyecto.

En la actualidad, la orquesta ha alcanzado uno de sus objetivos prioritarios: el de tender un puente entre la comunidad educativa y el mundo profesional, mediante la coexistencia y la colaboración entre dos formaciones: la Big Band escuela y el ensemble profesional, dedicado este último a la producción de repertorio original y de arreglos para acompañar a artistas internacionales de primera fila.

Granada, julio de 2013