Color, sabor y música.

Más allá del color está la música. Porque, aunque la luz alguna vez no regresara, la música seguiría moviéndose de un sitio para otro, y ciega cruzaría las fronteras o el tiempo, de país en país, del instrumento que alguien pulsa a tus oídos que la esperan, de tu cabeza al corazón, de mar en mar, siempre en el aire llevando las vivencias o el sufrimiento de los pueblos sin rostro, de las antiguas generaciones omitidas, de la mujer o el hombre que no encontraron nunca la mano que buscaban. Más allá del color o del sabor está la música. Picante o dulce, ácida o amarga, la música nos abre aquellos caminos que nos hacen más prudentes o sabios, quizás algo mejores. Más allá del color o del sabor o del tacto está la música, ese irremediable balanceo sobre un mar ilusorio o fantástico, el mar de la memoria o de la vida, marcharse y regresar, ida y vuelta, alejarse llevando las tristezas que nos hicieron sucumbir, y volver con la generosa alegría que nos puso de pie, nos hizo andar. [José Carlos Rosales]
La Big Band

La Big Band

La Orquesta de Ida y vuelta es una formación que centra su actividad en varios estilos musicales, todos ellos nacidos de la integración de las tradiciones de África y Europa que se produjo en América, principalmente en Las Antillas, Brasil y los Estados Unidos. Andalucía, como punto de partida y llegada de aquellas gentes y culturas, también ocupa un lugar importante en nuestro repertorio original, interpretado en diversas formaciones que van desde el combo hasta el formato Big Band.